Octubre 2015 Ciclo (B)


Domingo XXX del T.O. (B), 25-10-2015

Bienvenidos a todos a esta gozosa celebración.

Las lecturas de hoy nos muestran a Dios que se preocupa por sus hijos, los hombres, y cómo  los guía para salvarlos. En el Evangelio veremos a Jesús que cura a una persona ciega. Al igual que él, nosotros también Le pedimos "ver", no con los ojos físicos, sino con los ojos de la fe.

‎Unámonos a Él, y nuestra alma se llenará de gozo.‎ 

"Ánimo, que te llama. Levántate." (Marcos, 10, 46-52)



Domingo XXIX del T.O. (B), 18-10-2015

Bienvenidos hermanos a la fiesta del Señor.
Además de celebrar el día del Señor, tenemos muchas cosas por las que acordarnos y rezar este fin de semana:

---Celebramos la Jornada Mundial de las Misiones, lo que llamamos Domund, este año con el lema “Misioneros de la Misericordia”‎ (a donde irá destinada la colecta de hoy).

---Comienza la catequesis de los niños y jóvenes de nuestra parroquia.

---Y‎ empieza el curso de formación de padres y adultos.


Todo son diferentes formas de practicar lo que nos dicen las lecturas de hoy: seguir el ejemplo de Jesús y tener una fe fuerte y fiel, que supere las debilidades humanas y nos ayude ante todo a servir y ser mensajeros del Evangelio.  
Por eso, en la Misa de hoy vamos a acordarnos especialmente de los misioneros que hacen llegar la misericordia de Dios a la mente y corazones de las personas; de los niños de la parroquia, que quieren empezar a seguir a Jesús  y por los padres y adultos de la parroquia, que quieren progresar en  fe.

Jesús les dijo: «La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo conque yo voy a ser bautizado; pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.» Marcos 10, 35-45



Domingo XXVIII del T.O. (B) 11-10-2015

«¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios."(Marcos 10,17-30).



Domingo XXVII del T.O. (B) 4-10-2015

Hermanos: 

El Señor nos llama y nos reúne en esta celebración de la Eucaristía para alimentarnos con la Palabra de Dios y con su propio Cuerpo y Sangre y así podamos avanzar en nuestra vida con alegría y amor. 

La Palabra del Señor nos va a hablar hoy del amor y de la entrega que se hacen el hombre y la mujer cristianos en el sacramento del matrimonio, que es un signo muy claro y visible del Amor de Jesús a su Iglesia.  

"Si nos amamos unos a otros, Dios esta nosotros" (Marcos, 10, 2-16)



Inicio            Liturgia          2015 Ciclo (B)