Febrero 2017 Ciclo (A):


Domingo VIII del Tiempo Ordinario (A)

26 de febrero de 2017

Buenos días a todos.

¡Bienvenidos a esta fiesta alegre de la Eucaristía! Las lecturas que vamos a escuchar nos animan a confiar en el Señor, pues en las dificultades, problemas y agobios, Él no nos abandona; Él cuida de nosotros cada día, y nos salva. Confiemos en el Señor.

"Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos". (Mateo 6, 24-34) 

Homlia LSE:

Liturgia LSE:



Domingo VII del Tiempo Ordinario (A), 19-febrero-2017

Bienvenidos y feliz día del Señor.

En este domingo seguimos escuchando las lecciones de Jesús, guías para nuestra vida. Hoy nos invita a ser perfectos y santos, ¿cómo?: amando a Dios y al prójimo. Recordando que el prójimo son todos los demás, los que me caen bien y los que no, los buenos y los malos, aunque cueste. Intentemos ser perfectos y santos a los ojos de Dios; que cada día sea éste nuestro objetivo, que aunque fallemos un día, la ternura y el amor eterno de Dios hacia nosotros nos animen a seguir intentándolo todos los días.

 Mas Yo os digo: "Amad a vuestros enemigos, y rogad por los que os persiguen,  (Mateo, 5, 38-48)

Homilía LSE:

Liturgia LSE:



Domingo VI del Tiempo Ordinario (A), 12-feb-2017

Queridos hermanos: Como cada domingo, nos reunimos aquí para celebrar la Eucaristía y alimentarnos con la Palabra y el Cuerpo del Señor para poder así hacer más fuerte nuestro compromiso; un compromiso que debemos demostrar con nuestra propia renovación y la renovación de lo que no rodea, para que el mundo en el que vivimos sea más solidario, más comprometido…  Esto es lo que hoy nos enseña Jesús en el Evangelio, y para seguirle debemos aceptar su enseñanza, que es siempre nueva y exigente. Y hoy celebramos la Jornada Mundial Contra el Hambre, de Manos Unidas, y la Jornada Mundial del Enfermo, que nos anima a ser más comprometidos con las necesidades de nuestros hermanos. Con alegría y esperanza, pidamos al Señor en esta Eucaristía, su fuerza para hacer su enseñanza realidad en nuestras vidas. 

"Oísteis también que fue dicho a los antepasados: "No perjurarás, sino que cumplirás al Señor lo que has jurado". (Mateo, 5, 17-37)

Homilía LSE:

Liturgia LSE:



Domingo V del Tiempo Ordinario (A), 5-feb-2017

Queridos hermanos, hoy nos reunimos en la Eucaristía para escuchar a Jesús en el Evangelio que nos dice “SOIS SAL DE LA TIERRA Y LUZ DEL MUNDO”.

Muchas veces pensamos sobre este tema y cómo atraer a los hermanos a la fe. Si nosotros queremos ser buenos cristianos y discípulos de Jesús, debemos ser: dar sabor con el bien, el servicio, la generosidad, el Evangelio, la paz; y ser la luz de la fe, dar sentido a la vida de todos con el amor y las buenas obras. Jesús es la luz del mundo y nosotros debemos iluminar a los hermanos que viven en la oscuridad. Jesús, nos pide ser semillas de unidad, de esperanza y de salvación.

Homilía LSE:

Liturgia LSE:

"Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo" (Mateo 5, 13-16)



 

Inicio          Ciclo A         Anteriores